24 octubre 2007

Perdonen mi ausencia...

Después de un largo lapso en mi comunicación, vuelvo a escribir.
Tengo mis razones para este silencio: es que mi amado Tío Pancho (para los que me conocen saben de quien hablo) estuvo unos días acá en Brasil y lógicamente tuve que hacerle compañía. Además, no todos tienen la enorme suerte de tener a un tío como el mío, que nos trae té, vino, revistas, películas, diccionarios, libros y mucha, pero mucha cultura y cariño.

(Tío Pancho, mi hermano Gonzalo y el CHE acompañándolos...)
Ahora tengo en mi poder un montón de información y de a poquito voy a ir escribiendo lo que el tiempo me permite leer, ver, oír y reflexionar... De todas maneras, pasé unos días fantásticos a su lado. Me reí mucho, comí bastante (pero sigo igual de flaca), pude compartir lo bueno y lo malo de este mundo y como siempre cuando él nos visita, me emocioné profundamente con su partida.
Prometo que retomaré este espacio. Por mientras, apenas compartiré buenos textos, buenas películas y cositas que mi querido tío me ha dejado, ¿ya?

2 comentarios:

Joana dijo...

Yo tuve el placer de estar algunas horas con tío Pancho y toda la familia (comendo, claro), oíndo sus historias y un español que aún me deja un poco tonta. Me reí mucho (principalmente cuando entendía lo que el decía), fué um buen curso de inmersión, pero creo que estoy um poco más gorda.
Perdoname por los errores, yo sé que tengo que volver a la clase. =D
Sábado estaré allá. Besos!

Stella Bruna dijo...

Paulinita, me gusta mucho saber de todas tus historias, son muy divertidas y lindas *-*
Solo por lo que me cuentas, sé que el es una persona muy inteligente y simpatica :)
Y me alegro muuuuuucho por tenerte a mi lado, aunque sea por 2 horitas, escuchandome, decindome cosas que me hacen sentir mejor...
(sé que muchas cosas que escribo son mal escritas, entonces perdoname x: )
Te quiero mucho y admiro mucho tu trabajo, lo haces super bien :D
Un beso suuuuper grande y aquel abrazo
chaaao ♥